miércoles, 23 de abril de 2014

Sonríe chica triste




 (Imagen de Albert Soloviev) 


¿Cómo sabes que has tocado fondo? No lo sabes, nunca lo sabes. Puedes pensar, chica triste, que has llegado al límite cuando te das cuenta de que te da igual vivir o morir. O tal vez creas, tú, la de la media sonrisa que esconde abismos, que es cuando llegas a la conclusión de que el mundo seguiría girando sin ti, que nada cambiaría demasiado. Y puede que sí, que hayas llegado al límite. Pero la vida es una zorra a la que le gusta jugar, y apuesta con la tristeza a que aún puedes caer un poco más bajo, a que aún te cabe más desesperanza en los ojos, esos que ya nunca son verdes.


Y entonces te das cuenta de que ese fondo que pensabas usar para tomar impulso, y salir con la sonrisa ya puesta, aunque los labios tengan marcas de tanto morderlos, es una puta piedra en la profunda capa de fango que cubre el fondo. Todavía queda lo peor, aún queda notar cómo la piedra se hunde bajo tus pies y el fango te va manchando el cuerpo. Y la tristeza es un puto lodo demasiado pegajoso como para limpiarlo a base de sonrisas desesperanzadas. 

Puede que al principio intentes no hundirte, pero al final dejas de luchar, y el fango encharca tus pulmones, alvéolos incapaces de cumplir su función. Y te ahogas, chica triste. Te ahogas sin remedio, como un pez boqueando en mitad del vacío, incapaz de respirar ausencias.


Puede que caigan lágrimas, desbordando el monzón interior, y puede que ya ni puedas levantar las manos para limpiar las mejillas con el dorso, en ese gesto de tristeza rabiosa y contenida. Puede que te apetezca llorar quince días seguidos, como aquel puto diciembre, cuando creíste, pequeña ilusa estúpida, que no te podrías levantar más, que no se podía estar más triste. Pero la vida se lo tomó como un reto, y se propuso demostrarte que aún se podía, que aún no te habías acercado siquiera al fondo.


Y entonces sonríes, chica triste, sonríes al recordar esa sensación de imbatibilidad que tenías cuando estabas enamorada, cuando creíste, pequeña niña absurda, que alguien te podía amar.


Y ahora, chica triste, seguro que follarías. Te convertirías en perra en celo, follarías rabiosa y llena de ira, intentando alejar a tristeza. Ahora morderías, arañarías, gemirías joderes, lamerías. Ahora besarías, chica triste. Pero ya ni eso haces. Ya no hay nadie a quien besar.
Ríndete chica triste. Estás jodida. Estás perdida. Ya ni siquiera sueñas.




Y una mierda. Dame un día. Un día y me rehago. Dame un día. Pero que sea largo.


22 comentarios:

  1. Siento seguir vomitando tristezas, insultando al lector al no revisar. No puedo revisar tristezas. Si te sientes insultado ya sabes, con no leer sobra.

    ResponderEliminar
  2. Qué crack Ali! Triste, si, pero mola!
    Felicidades.

    ResponderEliminar
  3. Sabes, porque sé que lo sabes, que siempre hay un fondo.
    No digo que no pueda ser más hondo que el anterior, pero siempre lo hay y estoy segura de que tarde o temprano, encontrarás la forma de salir de ahí.
    Por mucho que cueste. Eres más fuerte de lo que crees, cariño, mucho más.
    Siento no estar cuidándote como debo, pero si quieres nadamos (o flotamos, creo) juntas igual que hace tiempo nos hicimos compañía en la oscuridad.
    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos a flotar preciosa. Noto tu mano rozando la mia. Sé que todo pasará, pero cada vez lo veía más lejos. Tengo que intentar que se me pase esta tristeza.
      Gracias por estar siempre.
      Un besazo.

      Eliminar
  4. Alguien en algun libro hablaba de la tristeza como si se trarara de un parking, en el que cogiendo vueltas bajas y bajas y bajas, y crees que ya has llegado a la ultima planta, pero siempre hay una mas.....

    Yo, que tambien sé mucho de tristeza (de esa en la que el punto de insatisfaccion que muchos tenemos empieza a crecer y crecer, y va rellenando todas y cada una de las partes de tu ser, denso, pegajoso, como chapapote. Endogámica, dicen que se llama), de esa, sí que sabia identificar cuando habia llegado al fondo: un lugar en el que estaba todo arrasado, escenario post-explosion nuclear, donde era imposible que nunca mas volviera a haber "Vida". Mi pensamiento recurrente favorito era convertir ese chapapote en el punto y que ese, convertida yo en el, terminara desapareciendo con un "pop"!, para ahorrarle a los mios el sufrimiento de verme sufrir.

    Como viene se va. Tengo ayuda externa, claro, y tiempo, tambien se necesita mucho tiempo.......

    Suerte y un abrazo, amiga. Escribe sobre lo que quieras, tu blog es tuyo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una mierda ese tipo de tristeza, porque empeora con lo externo, pero aunque lo externo vaya bien, la tristeza siempre está, esperando, agazapada. Cómo te libras de ella.
      Gracias por estar ahí, por leerme.
      Un abrazo guapa, y un beso.

      Eliminar
  5. Nunca sientas por lo que escribes en tu blog... nunca...
    Es hermosamente triste, y un día lo leerás subtitulando los días que vomité tristeza... y será en pasado
    Besos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, algo muy bueno he tenido que hacer para que siempre estés. SIento no estar igual, en serio.
      Vomité tristeza, suena bien así, en pasado.
      Besos ;)
      Pd: tengo el tequila preparado.

      Eliminar
  6. Vale, no sé si te servirá, pero ésta es la historia de mi vida. La tomo prestada de otro, claro. Esto que sigue no lo escribí yo. Se titula "Autobiografía en cinco pasos". Espero que te guste Nuri. Así es como algunos aprendemos. Por lo menos es como aprendo yo, que no soy una persona especialmente dotada jajajaja. Aquí tienes el poema:

    1) Bajo por la calle.
    Hay un hoyo profundo en la acera.
    Me caigo dentro,estoy perdido... me siento impotente.
    No es culpa mía. Tardo una eternidad en salir de él.

    2) Bajo por la misma calle.
    Hay un hoyo profundo en la acera:Finjo no verlo.
    Vuelvo a caer dentro.
    No puedo creer que esté en el mismo lugar. Pero no es culpa mía.
    Todavía me lleva mucho tiempo salir de él.

    3) Bajo por la misma calle.
    Hay un hoyo profundo en la calle.
    Veo que está allí. Caigo en él de todos modos... es un hábito.
    Tengo los ojos abiertos. Sé donde estoy.
    Es culpa mía.Salgo inmediatamente de él.

    4) Bajo por la misma calle.
    Hay un hoyo profundo en la acera.
    Paso por el lado.

    5) BAJO POR OTRA CALLE.

    No sé si te puede servir. Creo en cambiar el enfoque: dejar de mirar hacia afuera y volver la luz hacia el interior. En el fondo de nosotros mismos tenemos todo lo que necesitamos en este momento. Pero si perdemos la fe en nosotros mismos, lo perdemos todo. Se necesita fe hasta para levantar una mano. Y no me refiero a una creencia, no; me refiero a una confianza básica en lo que somos y en que podemos. Porque podemos. Puedes si tú lo crees. Y todo parte de ahí. Me quiero simplemente porque soy, y porque mi naturaleza profunda es querer. Y ahora vuelvo a sonar a telepredicador barato, pero me importa un pimiento. La tristeza no es tan densa como aparenta ser. La conozco. Quédate ahí y no salgas corriendo. En el fondo de ese pozo negro hay una luz capaz de hacer revivir al más muerto. Esa luz aparece cuando miras de frente a los miedos y dejas de identificarte con ellos, y con esa voz. Piensa lo siguiente: si estás tan mal, ¿qué tienes que perder? Arrójalo todo. No sigas esos discursos. Lo que uno se dice a sí mismo no es inocente. Hay que cuidar mucho ese aspecto, porque si te identificas con él te suplanta. Tú -como todos- quieres ser feliz; tú -como todos- necesitas querer y que te quieran; tú -como todos- tienes derecho a ello simplemente por existir. No te niegues tu derecho creyéndote los discursos oscuros que suplantan tu realidad más profunda y verdadera. Cuando todo se pone realmente oscuro tanto dentro como fuera -justo en ese momento- cree en ti. Con todas tus fuerzas. Piérdele el miedo al miedo y verás...

    Soy lo peor, lo sé. No soy quien para decir nada, y aun así soy incapaz de callar la boca. Pero me reservo el derecho de no creer totalmente lo que digo, para que así otros me puedan sorprender y enseñar, que puntos muertos no me faltan y siempre me gustó escuchar. Ni tengo la razón ni quiero siquiera tenerla, pero necesitaba decirte las cosas en las que yo creo. Y yo creo en la Nuria de los cuentos; en la Nuria valiente que siempre está ahí, incluso cuando los miedos o las tristezas la cubren. El ave que resurge de las cenizas ha tocado un fondo muy profundo antes de resurgir; pero después reluce más que nunca.

    Montón de estiercol
    Flores preciosas.
    ¿Acaso no puedes percibir aquí
    tras esos muros mugrientos
    el esplendor de la primavera?

    Ni tú ni nadie la podrá parar
    Sólo tienes que creer que puedes, y ponerte a caminar,
    sin ninguna expectativa.

    Perdóname.

    Muak!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres tan genial que es imposible no quererte.
      Cambiar el enfoque, resurgir. Igual ya va siendo hora.
      Cambios al fin, cambios, como siempre dijiste. Cambios.
      No puedo contestarte nada más coherente. Que gracias por estar siempre, aún cuando no me soporto ni yo. Y que ya lo sabes.
      Un beso.

      Eliminar
  7. ¿Quien se va a sentir insultado con ésto? No es ese el problema, el problema es que se te pegue la tristeza.
    Cuando yo me he sentido así, de esta manera: "es cuando llegas a la conclusión de que el mundo seguiría girando sin ti, que nada cambiaría demasiado" siempre me ha salvado lo mismo, y tú sabes de quien estoy hablando, hay unas personitas para las que TODO cambiaría radical y dramaticamente, que te necesitan para convertirse en grandes, así que sácale la lengua al puto mundo, enseñale el culo, házle un corte de mangas y pierdete en las risas de tus enanas.
    Ya sé, te sientes sola, desamparada, fragil, pero para ellas eres fuerte y valiente, la mejor del mundo mundial. No es suficiente, lo sé, tenemos otros huecos que rellenar, pero ellas lo merecen todo y sólo por eso vale la pena continuar.
    Besos, guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé, Inma, tienes razón. Si sigo entera es por ellas, si sigo intentándolo es por ellas. Faltarán huecos por rellenar, pero todo llegará, sólo tengo que lograr ser paciente e ir paso a paso.
      Me gusta lo de sacar la lengua al puto mundo. Lo voy a hacer.
      Un besazo enorme. Gracias.

      Eliminar
  8. Supongo mi querida NURIA que cuando uno se siente tan mal como para escribir con tantísima desesperanza como lo has hecho, tan palpable y tan increíblemente real que parece que se mastica a parte de palabras necesitas algo consistente y tangible a lo que agarrarte fuerte para salir y remontar este agujero en el que siento tantísimo te toca sufrir ahora, pero tras leer los comentarios creo que sobre todo el ANÓNIMO e INMA te dan las dos cosas más tangible y valiosas a las que puedes agarrarte con todas tus fuerzas, una y sobre todas las cosas tú misma, tu interior, tooda la fuerza que aunque no sientas bulle dentro de ti, toda tú eres más valiosa y fuerte de lo que jamás hayas podido imaginar, pero debes creerlo, debes confiar en ti misma, jamás te fallarás a ti misma si crees en ti, respiras hondo y te dices una y mil veces, pasará, saldré, solo debo aguantar un poquito más, cuando todo está oscuro fuera cierra los ojos y mírate dentro, descansa en ti y piensa que tras mañana, vendrá otro día y otro más en le que no tienes ni idea lo que puede suceder pero puede ser fantástico, eso que deseas ¿por qué no mi cielo? ¿por qué no va a ser mañana o pasado ese día? y mientras te lo creer piensa en ellas dos que sí que creen en ti, que te necesitan que confían y te quieren más que a nada... ellas te harán recordar lo valiosísima que eres, la fantástica madre que les ha tocado y esa luchadora que llevas ahí acurrucada saldrá como una leona a pelear como haces cada día... triste, llena de pena y desilusión pero con ese coraje inmeeeeeenso que todos sabemos tienes... cierra los ojos, duerme un poco, descansa y sobre todo no pienses en esa tristeza aniquilante cuanto menos que comer le des antes se hará famélica y desaparecerá... come tu por ella abre los ojos y mira todas las pequeñas cosas hermosas que te rodean, sus ojitos...mírales profundo y recuerda que dentro de ellos vives tú.


    Un beso inmeeeeeeeenso mi cielo, si puedo mañana te doy otro al oído:))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes cómo he pensado en tu comentario estos días? No se sabe lo que puede pasar, algo fantástico. Y sí, puede ocurrir. Y la lucha sigue ahí, la tristeza no se disipa del todo, pero, joder, se encara la batalla con más ganas.
      Un beso igual de inmenso. Y gracias por seguir sosteniéndome.

      Eliminar
  9. Anteayer, al atardecer, te estaba contestando, y llovía, el día estaba muy nublado, de pronto, porque fue de pronto, el sol salió y dibujo un espectacular arcoiris en el cielo, cerré el ordenador y me fui a hacer fotos al atardecer que no pude hacer porque llegué tarde...
    Tienes alas Nuria, no busques base, busca el vuelo!
    - Sé que es muy fácil hablar...
    Solo te puedo decir que lo que escribes se toca y se siente y transmites todo, y eso es fantástico, y que eres muy afortunada...
    Te mando mi apoyo y mi beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá haber visto ese arcoiris. Gracias por contármelo, me encantan ese tipo de historias.
      Eres genial, de verdad lo eres. Siempre consigues acariciarme.
      Tengo que aprender a volar de nuevo. Pero no dejaré de intentarlo.
      Muchas gracias. Te beso.

      Eliminar
  10. Estoy entera. En cuanto me arme de valor os contesto. Gracias por aguantar mis tristezas, en serio. Sois geniales.

    ResponderEliminar
  11. Bueno...yo necesito dos días por lo menos para rehacerme cuando estoy ko...
    últimamente tengo días chungos de los de verdad...pero nada dura cien años...lo he leído en algún blog...pero es verdad...nada es eterno, ni si quiera la tristeza.

    Pero Ali...sabes...es mejor escribir tristezas que no escribir
    Algo malo de una se queda fuera cuando escribimos. Eso es lo más importante. Todo lo demás cuentos.
    Un besazo gigante!
    Triste o no, tu manera de escribir es A LU CI NAN TE
    ASI QUE NO DEJES DE HACERLO
    besotes!!!!!!!!!!!!!!!!! mua mua mua

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé que no es un texto actual pero, de todas formas, felicidades. No he tenido la ocasión de leerlo antes.

      Explicas muy bien uno de los síntomas de la tristeza. Frases como "te daría igual vivir o morir" o "el mundo seguiría girando sin ti" lo reflejan perfectamente.

      Quizá, aparte del propio dolor, la ausencia de ilusión sea una de las causas propias de nuestra tristeza. Ver que no aportas nada a todo esto, incluso que sobras. Y de ahí nace el sentimiento de desapego a la vida: 'no quiero morir, pero si pasara poco importaría'. No tener una verdadera razón por la que soñar ser perseverante supone un dolor interior permanente.

      Lo siento. Había pensado comentar con la intención de mostrar ánimo y optimismo, pero me siento tan identificado con el 90% del texto que me es imposible.

      Espero, al menos, que hayas superado el bache después de un año y pico.
      Un beso.

      Eliminar

¡Dime lo que te apetezca!