miércoles, 1 de enero de 2014

Sonreir para las fotos

Siempre me gustó ver fotos. Es como recuperar la memoria, revivir algo que quizás ni viviste, que recuerdas por las veces que te lo han contado.

Cuando era pequeña no tenía demasiadas fotos que mirar. Mis padres no tenían cámara. Casi todos nuestros recuerdos los inmortalizó Julio, un alemán casado con una española que vivía en la casa de enfrente. Nunca tuvieron hijos y Julio nos adoraba. Mis fotos se perdieron casi todas años después en una mudanza, pero si cierro los ojos aun puedo verlas, tal como Julio las vio a través del visor de su cámara. Yo entre las macetas de mi balcón, desde su balcón, sonriéndole, la cabeza ladeada, como en todas mis fotos, símbolo evidente de mi timidez enfermiza. Yo con mis marionetas de aquella serie de dibujos animados, mi abuelo riendo conmigo,…

Las fotos que más me gustaba ver eran las de antes de existir yo. Tenía la sensación de que me conectaban con el pasado, que daban un sentido a un mundo que no conocí. Un mundo en el que mi padre cogía de la cintura a mi madre, o sonreía de pie encima de un caballo, con su uniforme de militar, o mi madre fumaba con gafas de sol y minifalda. Porque mis padres nunca fueron jóvenes fuera de las fotos. Son de esas personas que te juzgan sin recordar que ellos también tuvieron 15 años alguna vez. Si no fuese por las historias que me contaba mi abuelo nunca los hubiese imaginado vivos antes de nacer yo. Y por las fotos. Siempre las fotos.

Así llegó a nuestra familia Angustias. Mis padres fueron de viaje de novios a la Alhambra. Salían sonrientes y enamorados, sentados en una fuente. Al otro lado de la fuente en varias fotos salía una chica con una cara de tristeza infinita. Pregunté mil veces quién era aquella mujer que parecía a punto de morir de melancolía y mi madre siempre me respondía con un “yo qué sé, alguien al fondo de la foto, ¿qué importa?”. Pero a mi sí me importaba. Yo necesitaba poner en su lugar a aquella desconocida, así que le inventé una historia.
Angustias había ido a Granada porque tenía una cita con un desconocido al que había conocido por carta, por una revista. Quedaron un día para cambiar sus vidas. Ella se escapó, sus padres nunca le hubiesen permitido reunirse con él. Llegó soñando con aquellas cartas, le esperó, le esperó, pero él nunca llegó. No podía saber si le había pasado algo, o si le había engañado. Tampoco tenía ningún lugar al que volver, ya no. Así que lloraba desesperada en fotos ajenas.

Cuando mi sobrina me preguntó viendo las fotos quién era aquella chica yo le dije que era Angustias, y le conté su historia triste. Mi madre me miró con cara de haber perdido toda esperanza en mi. Así fue como Angustias entró a la historia de mi familia oficialmente.

Una pareja se hace fotos cerca de donde trabajo, y yo sonrío con tristeza, sonrío para no ser la chica triste de las fotos ajenas.

-¿Y tú por qué sonríes?, escucho una voz reir a mi lado.
- Para no derramar melancolía en las fotos de nadie, contesto mirándole a los ojos. Y me pongo a reir a carcajadas al darme cuenta de lo profundo que ha sonado. Él ríe conmigo.
- Mira que eres rara, dice mientras me abraza. Y sé que no es un insulto. Sé que lo dice porque le encanta. ¿A qué hora acabas de trabajar?, pregunta sin soltarme de su abrazo.
-Ya he terminado, contesto metiendo mis cosas en el bolso.

Camina cogiéndome de la cintura, como si le perteneciese. Me gusta ese gesto. Es nuevo para mi. Años con alguien que caminaba siempre a una distancia prudencial de mi me hicieron creer que era lo normal, que lo correcto era intentar demostrar que no nos queríamos en absoluto. Pero él camina orgulloso conmigo por la calle, y me hace sentir valiosa.

-¿Has comido?, pregunta distraído.
-No, no he parado en toda la mañana, contesto.
-Entonces te preparo algo, dice risueño al ver mi gesto sorprendido. Y me guía hasta su casa sin esperar respuesta.

Llegamos y va directo a la cocina. He hecho lasaña, dice. Y sonríe al ver mi cara fingiendo entusiasmo  al decir “Ah, lasaña”. No hace falta que finjas que te encanta. Además, aún no has probado esta. Y me quedo en la cocina observando cómo pone el horno, mientras saca algo de la nevera.

-Joder, ¿dónde has comprado esto?, pregunto mientras saboreo lo poco que queda en mi plato.
-No la he comprado. La he hecho por si hoy sí te encontraba, sonríe al ver mi cara de sorpresa.
-¿Tú cocinas?
-Estudie para eso. Estás probando mi célebre lasaña de crepes con jamón y queso. No tiene nada que ver con la lasaña, en realidad. Quería ver qué tal mentías. No tienes pinta de que te guste la lasaña.

Entonces imagino que no es fácil conseguir trabajo de cocinero con su aspecto. Alto, lleno de tatuajes, el pelo tan corto, los piercings,… No, no debe ser fácil. Supongo que el mundo está lleno de gente con sueños que no se cumplieron, con horas de esfuerzo que no valieron para mucho. Aunque, joder, esta lasaña sí vale mucho.
Apuro el vino y me levanto. Me siento encima de él, le miro a esos ojos hambrientos y le muerdo el labio. Me besa, me muerde los labios, mientras muevo mis caderas rítmicamente, arriba y abajo. Se levanta con mis piernas enganchadas a su cintura y me lleva hasta la cama.

No, no, no, susurro. Tú ya has hecho bastante por mi. Deja que haga algo por ti. Y me pongo de rodillas en la cama, le bajo la cremallera, le quito el pantalón, los calzoncillos negros. Y me desnudo mientras él se quita la camiseta.

Me acerco lentamente, mirándole a los ojos. Cuando acerco mis labios a su polla cierra los ojos un segundo y sonrío. Me gusta verle perder el control de vez en cuando. Pero los abre y me mira fijamente. Yo saco la lengua y le lamo suavemente, le beso, vuelvo a lamer. Acaricio sus cojones, los aprieto y gime, los lamo, succiono. Vuelvo a lamer suavemente arriba y abajo.
Después vuelvo a su polla, chupo, beso, lamo, sé que le gusta verla salir llena de mi saliva mientras me mira a los ojos, y yo sigo arriba y abajo, aguantando la nausea que nunca se cumple, mientras mi mano agarra firme la base y masajea, arriba y abajo, rítmico. De repente decide tomar el control y me folla la boca rápido, duro, agarrándome del pelo. Se corre en mi boca, sonrío. Me tumbo en la cama.

Quieta ahí, susurra en mi oído. Ahora me toca comer a mi.

Me sujeta las piernas con los hombros, mientras me lame el clítoris. Chupa, lo hincha, lo muerde, joder, lo muerde,  me penetra con su lengua. Joder, joder, joder, gimo, incapaz de encontrar otra palabra. Sus dedos me penetran rápido, violento, mientras sigue lamiendo, mordiendo. Me arqueo en pleno orgasmo, sujeta más fuerte mis piernas, mientras  se bebe mis flujos, lame mi orgasmo.

Se tumba a mi lado. Me observa un rato.
-¿Por qué sonreías triste?
-Porque me preguntaba qué fue de Angustias, contesto medio dormida.
-¿Quién es Angustias?
- Nadie, es una historia absurda, una gilipollez mia, contesto más consciente.
-Joder, Ali, aún no te has dado cuenta.
-¿De qué?
-De que quiero escuchar todas tus historias, por absurdas que te parezcan.

17 comentarios:

  1. ¿Cómo puede alguien caminar junto a su pareja y no cogerla siquiera de la mano?
    ¿Puede existir un cocinero tatuado de arriba a abajo?
    ¿Cómo se cocina una lasaña estupenda que no sepa a lasaña?
    ¿Cómo se puede tener una sesión de sexo desenfrenado sin que polla y coño se fusionen?
    Todo esto, y más, en “Sonreir para las fotos”.
    Mola todo
    Gracias

    ResponderEliminar
  2. Pues caminaba, como si se avergonzase, aunque no creo que fuese tan terrible como para avergonzarse. Y sí, existe, pero no ejerce, es difícil encontrar curro con esa pinta de malote.
    Me alegra que te guste. Tú estás empeñado en rescatar mis textos de la ausencia de comentarios. Cualquier día no llegas a tiempo y el ataque de baja autoestima habrá borrado el post. Gracias, en serio.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  3. a) como borres un post te llevas regañina de mi parte... ni se te ocurra
    b) que te den de comer y que te coman oooohhhh mezcla exquisita

    Besooooss ;)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajjaajjaja Bienvenida!!! xP
      No los borro, pero es que me dan ataques de miedo, y me da por pensar que es que el texto es terrible. Pero al final no los borro (bueno, en el otro blog sí llegué a borrar alguno hace tiempo, juas).
      Que te den de comer y te coman... ay. Perfecto.
      Besosssssssssssssssssssss!!

      Eliminar
  4. Bah, los comentarios son innecesarios, en teoría escribes porque te gusta, como en un diario intrínsecamente personal. Pero sí, masajeemos tu ego distanciado, a fin de cuentas nos haces un regalo con tu texto y es de buen lector agradecértelo. Lo leí ayer, lo que más me gustó fue la primera parte, Angustias y las fotos, es curioso como escribir es una de las actividades más solitarias que existen pero a su vez te permiten vivir muchas vidas, llenar huecos, inventar mundos, recrear escenarios que existen a partir de un punto y aparte. Sensibilidad para deletrear la realidad, eso es que subyace al leerte.
    Luego vino el texto erótico con el cocinero de los tatuajes. Bien. No llegué a deslizar mi mano a la entrepierna, no hubo fricción, pero bien.

    Y eso es todo. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Escribo porque me gusta, es cierto. Pero hasta hace poco hubiese muerto de vergüenza si alguien (exceptuando a mi mejor amigo) me hubiese leido en esta faceta. Así que aún estoy insegura, y cuando nadie me comenta me da la impresión de que el texto es terrible. Mi ego ciclotímico. Espero que mejore.
      Ya tengo un diario personal, y allí no hay comentarios y tampoco importa. Aquí prefiero tenerlos, juas.
      A mi también es la parte que más me gusta. Al final mis textos se van llenando de historias ajenas al sexo, sin que yo pueda/quiera evitarlo. No sé si al final la parte erótica desaparecerá, cada vez es más corta.
      Sensibilidad para deletrear la realidad? Me encanta. Esta me la guardo.
      Bueno, no me extraña que no te tocases. El sexo oral es para que te lo hagan, no para leerlo. Hay partes del sexo mucho más susceptibles de lubricar al ser narradas, creo. A mi cuando leo hay partes que me ponen mucho más.
      Un beso, bienvenido, encantada. Y muchas gracias por comentar.

      Eliminar
  5. Aix nena, me haces suspirar por tus hombres.
    No crees que ya tengo bastante con mis imposibles? Jajajajaja!

    "Ese" es idiota (en este blog me lo permito) y no debes nunca tomar como modelo nada de lo que él haya hecho (bueno, como modelo a no seguir).
    Me acabo de acordar que a mi "ese" una vez le di las gracias por enseñarme lo que nunca más debía dejar a nadie hacer conmigo. Jajajajaja!
    Aix, mi mente hace unas asociaciones de lo más pintorescas.

    Me gusta la historia de Angustias, lo de que la inventaras.
    El mundo está lleno de gente con sueños incumplidos, pero eso forma parte de nuestro encanto, no?

    No dejes de escribir. Que no, que me niego.

    Cualquier día te digo cosas que no te debo de decir :p

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, este ya había salido antes. Tiene una luna en la espalda, y le gusta atarme con el sujetador. Pero... a que mola?
      Nosotras y nuestros imposibles, ay. Algún día aprenderemos, o no, jajajaj
      Me encanta!!!! Le diste las gracias????? Eres mi ídola personal. Si algún día soy capaz me acordaré de ti.
      Esa mente que me encanta...
      Supongo que sí, que los sueños incumplidos nos dan este halo decadente que tenemos, juas.
      De escribir no dejaría. Lo necesito como el aire. De publicar... espero que tampoco. Me gustais demasiado, pequeña.
      Dime lo que quieras, que me gusta.
      Te abrazo y te lleno de besos preciosa.

      Eliminar
  6. Ya te lo dije, pero vuelvo a repetirlo como un consejo de alguien que no entiende de nada, pero sabe lo que la hace sentir. Sigue mezclando relatos, el resultado es impresionante.
    Yo no sé que me gusta más, si tu contestación al ¿y tú porqué sonríes? si tu amigo malote del que te confieso, me he medio enamorado, o tu recuerdo: "Camina cogiéndome de la cintura, como si le perteneciese. Me gusta ese gesto. Es nuevo para mi. Años con alguien que caminaba siempre a una distancia prudencial de mi me hicieron creer que era lo normal, que lo correcto era intentar demostrar que no nos queríamos en absoluto. Pero él camina orgulloso conmigo por la calle, y me hace sentir valiosa." que me hace recordar algo parecido, después de años así, sin que nadie me tocara por la calle, el día que alguien a quien amé, recién conocidos me dijo por la calle - ¿Puedo abrazarte por la cintura? - Tuve que contestarle que sí, porque solo la pregunta me hizo levitar y si no me agarraba iba a salir flotando como un globo. Ayssssss, que ñoña me pones...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me pasó lo mismo! Casi flotar.
      Jo, me alegra que te guste la mezcla. Siempre me siento insegura aquí. Gracias por decírmelo.
      Ya sé que te gusta! Es el mismo de los tatus que me ataba con el sujetador, el que cantaba en un grupo de rock hace años. A que mola?
      Besos y gracias guapa!

      Eliminar
    2. Ya lo sé ya. Mola...mucho...son mi debilidad.
      Esa mezcla entre canalla y tierno, entre tipo duro y vulnerable me pone a mil

      Eliminar
    3. Ains, y la mia, y la mia xP
      Un besazo!

      Eliminar
  7. Signorina Ali..

    Me gusta todo de su historia, excepto alguna cosa " el queso."

    Tiene una mezcla y un estilo siempre muy especial e insoportablemente sexy..
    Un piacere
    beso

    Sici

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja no te gusta el queso? Joooo, lo siento.
      Bienvenido y muchas gracias. El piacere es mio.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Yo también quiero. Lo de escuchar todas tus historias y leerlas, esas que te parecen absurdas y a los demás tan deliciosas y maravillosas. Porque eres muy grande y escribes de manera fabulosa y transmites, emocionas, enterneces, excitas, sorprendes, alegras, entristeces, ensueñas, enseñas, ayudas, suplicas, te escondes, te muestras, regalas, enamoras...En fin que yo también quiero leerte siempre. Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres tan genial que me has dejado sin palabras. No me explico cómo puedes confiar así en mi. Me dan ganas de escribir siempre. Me haces sonreir. Gracias.
      Un beso amigo. Estoy, lo sabes, no?

      Eliminar
  9. hola...te dejo unas letras y un beso con mordisco
    Tenerla en el borde de la cama,con uno de mis nudos especiales,antebrazo con antebrazo,cogiendose con las manos,las pinzas japones con cadena en sus tetas,con los pezones duros e hinchados...con solo las braguitas puestas y un consolador que la tiene penetrada y las braguitas impiden que se salga...cachonda como mi Puta que es

    cuando vuelvo a la habitación la veo con la mirada de expectación,moviendo las caderas para que las bragas muevan el consolador dentro de ella y solo me sale tirar de la cadena estirando sus pezones hasta casi hacer que grite pero con su saber estar aguanta,por eso la deseo
    Acercarme a su boca con la polla como una piedra y retregarsela a traves del pijama,dejando que de mordiscos y con toda la "joputez" del mundo clavandole la rodilla en el consolador,follandola

    ver como se arquea y al ver como saco mi polla dura con la que golpeo su cara y dejo a cms,la busca con la lengua,lame como una desesperada y muy intuitiva la recoge con la lengua y la engulle,salibandola,cuando veo que quedan cms por entrar agarro su pelo con una coleta y le aplico la presión justa para que entre suave
    poniendo la mano en s garganta sin apretar pero para notar como entra buuuuuf

    no puedo hacer otra cosa que correrme dentro de su garganta,cuando casi no podia respirar la dejo dentro,viendo como en unos segundos casi pierde el conocimiento
    sele escapa elconsolador del coño despues decorrerse como una cerda
    y la extiendo boca abajo en la cama,con las piernas colgando y su culo llamandome
    azoto su coñito y me pide que la encule,disfruto esa imagen unos segundos y me arrodillo
    escupiendo en su ano y dilatandolo con la lengua dura,mordiendo sus nalgas y subiendo mi cuerpo sudado por el suyo
    que note mi aroma,mi sudor y mi polla acercandose a mi objetivo,separando sus nalgas y viendo como va entrando cma cm,sacandola varias veces,dejando que se cierre su esfinter y metiendola otra vez

    cada embestida noto como la degenerada estrecha su culo alrededor de mi pllla
    kiere que me duela,lo consighue,pero es tan excitante esa vision que no tardo en volver a correrme
    cojiendola del pelo,arrodillada ante mi,la nuca en el colchon y la lengua fuera,dispuesta atener mi sabor en su boca
    cae mal,no controlo y se desparrama por el controno de su boca enrrojevcida de morder la cama,ver como relame y da las gracias me deja flojo....
    poder levantarla y echarnos a sentir olores,como se apreta contra mi con las ataduras todavia tensas y su olor a mujer en celo me dan el sosiego para quedar dormido mirandola alos ojos,jos de una degenerada muy satisfecha

    ala ,lo prometido es deuda jajaja
    bona nit guapa...K......

    ResponderEliminar

¡Dime lo que te apetezca!