sábado, 21 de septiembre de 2013

Mastúrbate para mi, mastúrbate por mi


Ahora quiero que te masturbes para mi, que disfrutes, me dice mientras desata el sujetador.
Espera, contesto, y camino hacia el baño. Noto sus ojos recorrerme, doy unos pasos más y me giro. Le sonrío mientras su mirada está perdida en mi culo. Sigo caminando lentamente. Me encanta la sensación de su mirada de ganas sobre mi cuerpo.

Busco por las estanterías, y al final en el borde de la bañera encuentro lo que buscaba. Salgo caminando desnuda, con el bote de aceite corporal en la mano. Paso junto a él, que se ha sentado en un baúl frente a la cama.

¿Eso?, pregunta desconcertado.
Un poco de ayuda, espero que no te importe, contesto mientras me siento en el borde de la cama.
Subo los pies, retrocedo un poco y abro las piernas. Vierto aceite sobre mi coño y empiezo a acariciarme. El aceite me excita, hace que note cada movimiento de los dedos, que se deslizan con facilidad. Con la otra mano me acaricio, primero alrededor del ombligo, después las tetas. Las recorro con suavidad, sólo con la punta de los dedos. Mis terminaciones nerviosas gritan.


De repente noto tus dedos en mi espalda, dibujando caminos que recorrer juntos. Sacudo la cabeza. No, ahora no. Tú aléjate, ahora no. Sigo masturbándome, frotándome con la palma, fuerte y cada vez más rápido. Pero mi mente está acostumbrada a gritarte mis orgasmos, es tu voz la que escucho en mi cabeza cuando los dedos se deslizan, los oídos empiezan a percibir el sonido como algo lejano. Te escucho susurrarme al oído “lo que quieras, todo lo que tú quieras Ali”. Es inevitable. Mis orgasmos están demasiado acostumbrados a tu recuerdo, supeditados al eco de tu voz, de nuestros gemidos que nunca más formarán una sinfonía a dúo. Miénteme, pienso, dime que me quieres. Te quiero, sólo quiero follar contigo, me masturbo pensando en ti, escucho en mi cabeza a tu recuerdo susurrándome.


Me corro, un orgasmo brutal me recorre, me arquea. El aceite, tu voz, tu tacto. Infalible, inevitable. Abro los ojos, recordando por un segundo dónde estoy. Abro los ojos y sus pupilas me observan con una mezcla de deseo y dolor. Adivina, creo, que mi orgasmo no le pertenece.

Se acerca y se arrodilla ante mi. Me agarra por las caderas y tira hasta dejar mi clítoris rozando sus labios. Lame alrededor, me penetra con su lengua, saboreando aun mis contracciones. Se separa un poco, me mira a los ojos y me dice: “El siguiente es sólo mio.”

Le miro con vergüenza, pero él ya está sumergido de nuevo entre mis piernas, penetrándome con su lengua, clavándome los dedos en los muslos. Para un segundo, agarra el pelo entre los dientes y tira con fuerza, mientras dos dedos se pierden en mi culo, penetrándome a un ritmo demoledor. Noto el hormigueo en los dedos de los pies, ascendiendo por las piernas, rodeando su boca y estallando, dejándome de lado, sin poder controlar mis piernas, que se cierran con brusquedad. “No, no, no, ni se te ocurra”, dice separándome las piernas con una mano y el hombro, mientras sigue metiendo la lengua en mi coño, que la aprisiona a cada contracción. Sonríe, noto cómo sonríe, mientras suelta mi pierna derecha, y con la mano que me sujetaba me da un azote en el interior del muslo. La piel arde bajo sus dedos que ahora me acarician, apenas rozándome. Mientras su mano derecha acaricia despacio mi clítoris, alargando el orgasmo.


Escucho cada sonido, el olor a sexo me invade, y todo parece desvanecerse a nuestro alrededor. Mi espalda se arquea sobre la sábana desdibujada, y en mi mente vacía no existe nada más por un segundo. Ese, ese es el puto segundo que persigo en otras camas, ese en el que tu ausencia no duele tanto, en el que no es tan densa que casi la puedo acariciar.


¿Este ha sido mio?, susurra.
Asiento con la cabeza, mientras jadeo, incapaz de hablar.
Bien, te voy a lamer hasta que todos lo sean. Te pienso follar hasta que grites mi nombre, dice mientras me atraviesa con su mirada.

Hazlo, suplico. ¿A qué esperas?

14 comentarios:

  1. Brutal!!! Hazlo una y otra vez hasta que no puedas más... Eres tú la poderosa la que lo tienes a él entre tus piernas para que te dé todo el placer que deseas y mereces. Él te desea y solo tú le prestas tu cuerpo si quieres.
    No busques en otras camas cuando ya sabes donde encontrar...Que no será para siempre? nada lo es.
    Besos. Felíz orgasmo, digo domingo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, muy poderosa no me siento, pero gracias.
      Nada es para siempre, pero hay recuerdos que sí lo son, no? Buscar, buscar. Al final lo que vale la pena es la búsqueda, no lo que encuentres, juas.
      Besos y feliz casi lunes. Uff, espera, prefiero un orgasmo a un lunes. Feliz orgasmo, sí.

      Eliminar
  2. Ay Ali...
    Sé lo que es que tus orgasmos tengan dueño y es una soberana putada.

    Ya me contarás si eso se cura en otras camas ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero putada putada, o no, depende. Depende del dueño, y de si quiere serlo.
      Por intentarlo... juas.
      Un beso preciosa. Saludos desde la luna.

      Eliminar
  3. Tal vez no exista una manera más contundente de echar de menos a alguien que esta de que todos los orgasmos lleven su nombre, ya que es algo tan físico como el dolor ante un miembro amputado...dolor, placer y (des)amor en un mismo gesto. Bueno, como siempre se me ha ido la pinza y solo quería decirte, una vez más y las que hagan falta, que me encanta como y lo que escribes, y que sigas. Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no creo que exista otra forma más contundente. La realidad no son mariposas y corazones, y lo físico acaba siendo lo más rotundo, creo. Como echar de menos los besos.
      No se te va la pinza, la verdad.
      Muchas, muchas gracias por leerme con tan buenos ojos. Ya sabes que a ratos no apetece seguir, o al menos no publicar.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  4. Voy a llorar...y no terminaré nuncaaaaaaaaaaa!!!! ¿¿¿por que??? ¿porqueeee?? lo escribes todo tan bien...arrrggggg...!!!! Me encanta!!! Me encanta!!!!

    me pido orgasmos así...je,jeeeee!!! en cualquier momento...porrr favorrrr!!!

    un besazo guapa!!! eres un cielo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajjaja Si supieses cómo me gustan tus comentarios... Son tan expresivos,... Me dan ganas de seguir escribiendo sólo por eso.
      Me alegra que te encante.
      Uhmmm, yo también me los pido.
      Un beso! Tú si que lo eres!

      Eliminar
    2. Pues sabes qué, mi querida Ali, que le voy a hacer los coros a Maman Bohème. Brindo por unos estupendos orgasmos futuros, ¡¡¡de esos que te dejan casi con un pie en el otro barrio!!! jajajajajajajajajaja.

      Muakkkkssss!

      Eliminar
    3. Ohhh, que vengan ya! Brindemos por ellos!
      Jajajaja
      Ah, y gracias. Eres genial. No sé cómo me aguantas...
      Besoooos!

      Eliminar
  5. :D
    El siguiente es sólo mío... y le pondrás ese nombre, se puede ser más demoledor?
    Fantástico!
    Besos abisales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjajajaj Gracias!!
      Te diría lo genial que eres, pero el nivel de azúcar hoy puede ser letal. Bah, da igual, te lo digo. Eres genial. Gracias por acompañarme aquí, allí y más allá.
      Besos desde el borde.

      Eliminar
  6. Pero ALI xD!! si te pones, debiste ponerte en condiciones ¿como aceite corporal? directamente sirope de chocolate del frigo y después una mascarilla de Nocilla, ni los lobos aullarían como vosotros cielo;)))

    Perdón... es que... tú ya sabes, solo me salen tonterías jajaja pero quería dejarte un beso y decirte que cada vez lo haces mejor:)) Muaaaaakss!!


    PD
    Y la próxima vez que sufras un orgasmo cósmico de estos...por favooor no apagues el blog preciosa... estoy toda pringosa de sujetar el frasco de Nocilla este jajaja... me alegro que todo vuelva a estar en su sitio ...de lo demás ya hablamos, allí... ahora no puedo, te voy a mataaar... entre esto y aquello, me vas a matar de vergüenza...y lo tendrás sobre tu conciencia jajaja me voy en mi caballito de cartón a afilar mi espada de madera:))

    Mil besos cielo:))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, orgasmo cosmico! Jajaja Lo intentaré.
      La nocilla suena muy apetecible, pero para hacerlo solita prefiero aceite, juas. Perdón María, que sé que estas cosas te dan vergüenza. Te agradezco el doble el comentario.
      No mueras de vergüenza, mi superheroina, eres genial, mereces mucho más.
      Besooooooos!

      Eliminar

¡Dime lo que te apetezca!