miércoles, 7 de agosto de 2013

Trío, o cómo destruir tu lugar seguro

Me propone un trío. Me cabreo. No, no propone. Exige. Un trío o nada. Vete a la mierda. Vete a la mierda, repito despacio. Una y mil veces, sobre todo en mi cabeza. Se va convirtiendo lentamente en melodía girando en mi interior. Pero es mi lugar seguro, ese al que mi mente regresa cada vez que fracaso, cada vez que la vida me da de hostias. Mentalmente siempre vuelvo a él. Así que decido jugarme el todo por el todo, y acabar de una puta vez con el lugar seguro, porque alguien que exige un trío a alguien como yo de seguro tiene una mierda.
¿A qué hora vamos?, pregunto.
Tarda en reaccionar, veo que lo lee, pero no responde. Creo que ni él esperaba un sí. Pero es él, y al final me dice la hora.
Voy con ella. Ella que me confesó hace tiempo que no sólo sale con tíos, que sale y folla con personas, con personas que le pongan, que le muevan algo. Tú me pones mucho, me dijo entonces, y yo reí, fingiendo que me lo tomaba como una broma, porque no follo con amigos, menos con amigas. Valoro la amistad, y sé que mezclar cosas nunca sale bien. A mi no me ha ido demasiado bien. No volveré a hacerlo.Es morena, pelo corto, más alta que yo, delgada. Lleva falda y una blusa un poco abierta. Bonito sujetador, comento. Ríe. Quería estar guapa para ti. Bueno, para vosotros, dice.
No entiendo cómo ha aceptado tan fácilmente. Pensé que tendría que rogar cuando le conté su proposición muerta de vergüenza. Si buscas a alguien yo estoy dispuesta, dijo clavando sus ojos oscuros en mi, mientras se mordía levemente el labio. Joder, qué fácil, dije. Cualquiera se niega ahora, añadí. Y ella rió a carcajadas.
Yo voy en vaqueros, con una camiseta con escote. Y, qué coño, hoy me he puesto tacones. Quiero follar con ellos puestos.
Toco, abre. Subimos al ascensor y ella acerca su hombro al mio, me toca la cintura. Debo tener cara de asustada.
Cuando salimos del ascensor, allí está él, apoyado en el marco de la puerta, mirándonos incrédulo con sus ojos azules, con la sonrisa con la que me mira el culo. Ojalá no me pusiese tanto.
Entramos, va a enseñarnos la casa. ¿Piensas perder tiempo?, pregunta ella. Yo ya tengo ganas de follármela, dice y me mira como nunca antes me había mirado, con premura, con deseo.
Un poco desconcertado nos lleva a la habitación. La has redecorado, le digo sonriendo. Me gustaba más antes. Era más tú. Le estoy cabreando, lo noto. Que se joda, ni imagina cómo me cabrea él a mi.
Ella me atrae hacia ella, sin esperar, sin avisar, y comienza a besarme. Joder, me ha pillado desprevenida. Sabe a fresa, y su lengua me ataca, sale, me lame los labios, y vuelve a atacarme.
Él se acerca por detrás y empieza a acariciarme el culo, se acerca, y siento su erección, como en aquel concierto, cuando aun eramos unos ilusos soñadores. Me quita la camiseta, desabrocha el sujetador con sus manos expertas. Demasiado, dice alguien en mi cabeza. El sujetador cae sobre los pies de ella, que sigue besándome, mientras desabrocha el pantalón y mete la mano derecha entre mis bragas y mi piel.
Él me pellizca los pezones, mi piel se eriza, miles de terminaciones nerviosas despiertan. Ella pasa las yemas de sus dedos suaves por mis labios, y cuando encuentra el clítoris se detiene, lo roza apenas, me estremezco, y entonces empieza a acariciarlo con firmeza.
Yo estoy como inerte, mis manos no se deciden. Con la izquierda le agarro el culo a él, acercándolo más a mi, y con la derecha empiezo a acariciar la espalda de ella. Ella se separa, se quita la blusa, el sujetador, la falda. Se queda en tanga y se vuelve a acercar. Mientras me he girado, y le beso mientras le desabrocho el pantalón. Él me empuja a la cama y empieza a quitarme el vaquero. Alarga la mano y hace círculos alrededor de mi ombligo, luego baja y sin avisar me mete dos dedos en el coño. Estoy mojada, lubricada. Sus dedos entran y salen de mi con facilidad. Entonces se acerca ella, y se pone de rodillas sobre mi cara, su coño directamente encima de mi. Baja un poco más, hasta que sus labios rozan los míos. Entonces instintivamente saco la lengua y empiezo a lamerla. Su sabor salado me llena la boca. Está muy húmeda, sonrío. Cuando mi lengua llega al clítoris, lo rodeo, acaricio los bordes con la lengua, y de repente lo agarro suavemente entre mis dientes y tiro. Gime. Él se excita, acelera el movimiento de los dedos, finalmente los saca, escucho el sonido de el envoltorio de un condón al rasgarse y de repente de un sólo empujón me penetra totalmente. Grito. Acelera. Entra y sale casi completamente de mi para volver a entrar.
Sus dedos se deslizan a mi culo. Noto cómo mete uno, luego dos. Gimo. Ella mientras me muerde los pezones. Joder, cómo me gusta que me muerdan. Dolor, placer. No, mucho más placer. Yo sigo lamiéndola, tirando de su clítoris, y finalmente la penetro con mi lengua. Se mueve, le encanta. Mis manos se dirigen a su culo y le doy un azote. Da un saltito. Otro azote certero. Luego le acaricio. Gime. Joder, es una perra en celo. Le meto dos dedos directamente en el culo, y aumenta sus movimientos rítmicos. Yo sigo penetrándola con mi lengua, mis dedos poseyendo su precioso culo, los muevo en círculos hasta que no puede más y se corre en mi boca. Noto los espasmos, las contracciones sobre mis dedos. Me gusta, me excita. Creía que me daría vergüenza. En el fondo soy un monstruo.
Él mientras ha sacado su polla de mi y se pone de pie al lado de ella, para metérsela en la boca. Ella le mira. Ni lo sueñes, le dice. Sí, pienso. Me estaba empezando a cabrear. Quiero ser el centro. Quiero atenciones.
Ella se dirige a mis piernas, me acaricia los muslos, lame la cara interna, los muerde. Joder, sí, me encanta. Mete 4 dedos en mi coño, formando una cuña, mientras me araña el culo con la otra mano. Clava hasta los dedos. Eso te gusta, ¿no, zorra?, dice con un tono desconocido. Es perversa, sexy. Me encanta. Lo sabía, ahora te azotaré yo a ti, dice. Y me da un azote. Me arde la piel, y cuando me acaricia siento como si las terminaciones nerviosas renaciesen, gritan, gimen, se excitan.
Mientras él me ha acercado el pene a la boca, sus ojos clavados en los míos. Primero me besas, digo. Y me besa, la bola de acero chocando contra mi lengua, muerdo su labio inferior, tiro, y cuando suelto lo acaricio con la punta de la lengua. Hay otra condición, digo. ¿Cuál?, pregunta él sin querer esperar más. Que me beses cuando te despidas. Joder. Eso o nada. Te besaré, dice al fin, pero...
Yo acerco mi boca, lamo su pene, me entretengo dibujando constelaciones que no existen, cuando llego al glande lo beso, mordisqueo, suave, muy suave. Mientras le acaricio los cojones, los aprieto un poco, los vuelvo a acariciar. No puede esperar y de una embestida me la mete en la boca, y empieza a follármela. Nausea, no, placer, mucho placer. Entra y sale furioso de mi, mientras ella sigue moviendo sus hábiles dedos dentro de mi. De repente noto cómo me tira del pelo. Gimo.
Él me agarra del pelo y me empuja la cabeza hacia él. Más adentro. No, no vomitaré, te la pienso chupar hasta que te corras. Empiezo a masajearle la base, mientras él entra y sale de mi boca, frenético. Pero para. Sale de mi, me coge por las caderas y me pone a cuatro patas. Ella protesta. Te jodes, es mia, dice él sin pensarlo. Y sin previo aviso me la mete por el culo, mientras sus dedos entran y salen de mi boca, como si aun estuviese follándola. Ella se pone debajo de mi, negándose a quedar relegada, y me mete 3 dedos en el coño, entra y sale, a un ritmo diferente al de él, más pausado.
Él parece haber entendido que ella no está aquí por él, y se centra en mi culo. Pero de repente le pellizca un pezón, y ella gime. Aceleran y me corro, mis contracciones abrazando su polla dura. Mis codos ceden y caigo sobre ella, que me sonríe. Él sigue hasta que escucho un gruñido, un cambio de respiración, y se deja caer sobre mi espalda. Sonrío. Soy un puto sandwich de vicio. Nos duchamos, nos invita a un café. Ella está callada de repente, con el gesto serio.
Cuando vamos a salir, yo retrocedo, lo agarro del cinturón y lo acerco a mi. Un trato es un trato, digo. Y me besa, me besa como nunca antes me había besado, sin esperar ya sexo.
Cuando subo al ascensor ella me mira y me pregunta: Esto no ocurrirá más, ¿verdad? Tiene una cara de tristeza infinita. Le acaricio el brazo y le digo: No, esto nunca pasará. Jamás.

23 comentarios:

  1. Uffff, vaya. Creo que hoy te has ganado el apelativo de chica terrible. Sí, definitivamente. Además he elegido bien la noche para leer esta entrada. Entre cerveza y cerveza se saborea más.
    Sabes, debo darte la enhorabuena, por varios motivos...

    ;)

    Oh, mi chica terrible, terrible...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joder, entre tu cerveza y mi vino... vaya nochecita hemos elegido, jajajjajaj
      Soy terrible? Bien, me gusta. Estoy en ello. Me falta práctica, pero yo creo que lo conseguiré.
      :)
      Oh, mi chico perverso...

      Eliminar
  2. Vaya, vaya, vaya….
    Tengo muchos seguidores en Twitter pero… ¿Alicia y “zorra desalmada?
    Y si tenía alguna duda empiezo a leer tu blog, y claro, tu forma de escribir es inconfundible, por lo menos para mí…
    Y nuestro querido J. por aquí, ¿me tengo que sentir celoso por este hecho? xD
    Tres blogs y dos cuentas Twitter, desde luego estás dejando huella en internet…xD
    Bueno, besos, querida zorra desalmada ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, ja ¡cuánto bueno por aquí!
      Hay que ver, eres más sensible que la princesita del cuento; ésa que era capaz de sentir un guisante debajo de tanto colchón. En este caso tus colchones son tus mil seguidoras; pero claro, con este guisante no es de extrañar tanta sensibilidad, ¿verdad? Su estilo se podría distinguir entre un millón. Entonces mil, diez mil colchones, no son tantos...

      Oh, vamos, no te pongas celosón. Te entiendo, no te creas; conozco a pocas chicas tan queribles y tan "otras cosas" como Ali ja, ja, ja. Bah, en realidad nos limitamos a contarnos desfases, perversiones y esas cosas :P

      ¿Cómo va esa vida? Espero que estés bien. ¿Me crees? Eres un "capullo" al que se le coge fácilmente cariño :). Y sí, te estoy tirando los tejos otra vez ja, ja, ja :P (lástima de heterosexualidad recalcitrante... la mía, digo)

      Por cierto, algunas de tus twittadas no están nada mal, pero te prefiero en blogger. Eres más tú, creo. ¿Me equivoco? A fin de cuentas ser uno mismo es lo fundamental, sea donde sea que se mete el hocico. Vaya, a ver si me aplico esta frase.

      Un abrazo!

      Pd. Nena, perdona por haberme extendido tanto en tu blog...

      Eliminar
    2. Rors: Mi querido Mario, es un halago resultarte inconfundible. Me gusta. Aunque casi prefiero el otro halago que me has hecho, jajjajaj
      Dejo mi rastro triste por la web. Pobres internautas...
      No pensé que me encontrarías, en serio. Casi me muero de la risa en el metro. No dejas de sorprenderme.
      Besos querido experto en porno, juas. Besos querido amigo.

      Eliminar
    3. J.: Al final te achucharé, te lo estás buscando.
      Pd: que sutil lo de las seguidoras. Creo que tiene muchos seguidores también. Aunque no sé si estos le retuitean como ellas con los dedos manchados, él me entiende, juas.
      Si quereis ligar buscaros un hostal, coño. Jajajajajajaja Es broma, podeis extenderos lo que querais, os adoro a los dos, así que sois bienvenidos.
      Besos!

      Eliminar
    4. Oh, no me resistiré a tus achuchones. ¡Te lo juro y doy fe! ja, ja, ja.

      Dedos manchados? Sugerente imagen.

      Sobre lo último, ¿en qué quedamos? ja, ja, ja :P

      Pd. Espero que tu tarde-noche haya sido buena. La mía no ha estado nada mal ;). Muaaaaaaaaaaaak!

      Eliminar
    5. Os quedais por aquí, qué coño. A mi me gusta la buena compañía siempre.
      Besos!!
      Pd: mi tarde-noche agónica, pero sigo viva, jajjaja. Ohhhhhhhh, cuenta, cuenta xP

      Eliminar
  3. Nuestra querida Nuria es muy reconocible para las almas sensibles y -¿por qué no decirlo?- algo decadentes… Es lo que tiene ser un collage de etiquetas, desde groupie, musa, amiga, seguidora, escritora sórdida etcétera…xD
    La vida, bien, golpeando con esa fértil sutileza que provoca terremotos y pequeñas grietas de accesible vida social: por un lado tengo que trabajar más días porque me he quedado sin compañero de piso y necesito más dinero; por otro lado tengo una especie de amiga especial que monta su colonia sentimental en mi casa un par de días a la semana.

    El blog suele ser más sincero, quizás porque inviertes más tiempo y espacio, alargas más la impostura, se ven los despuntes y finalmente el tapiz por detrás. Y es cierto que soy decadente, aprensivo hacía la vida, cobarde, inquieto entre cuatro paredes y ciertamente agorafóbico fuera de ellas… pero también tengo otras facetas. El blog solo potenciaba una parte de mí, quizás la menos afortunada. Ya veremos que sucede cuando tenga más tiempo, pero ahora mismo no tengo muchas ganas de continuarlo.
    Twitter es más divertido, más superficial, eres tú quien decide como utilizarlo; hay gente que le gusta exponerse más, yo soy demasiado consciente del público, creo que para mostrarte con honestidad sólo es valida la llamada de teléfono o la cerveza cara a cara ;)

    Divago demasiado. Y no, no soy celosón. Pero como vuelvas a llamarla nena iré a buscarte con una sierra mecánica en plan Ash e impartiré justicia….xD

    Un abrazo a los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhhh, al final me hareis ponerme roja, o tener un orgasmo, que para eso soy una zorra desalmada.
      Las cervezas siempre mejor cara a cara, sí. Aunque hay riesgo de abrazos, ya sabes.
      La sierra mecánica me ha llegado al corazón.
      Un abrazo.
      Pd: Sí, antes de que lo pienses, sí, intento subir el número de comentarios. Imaginas si a alguien le da por entrar y piensa: "joder, 4 post y tiene 8 comentarios en el último? Igual hasta vale la pena leerla."

      Eliminar
    2. Mujer, ponte roja y ten un orgasmo. ¿Para qué quedarse a medias? Hay cosas en las que no se deben poner medios a extremos, no. Mejor un buen orgasmo y que te quiten lo "bailao". ;)

      En cuanto a ti, chico de la sierra eléctrica, si me dices que no eres celosón estoy por creerte. De hecho estoy dispuesto a hacer un acto de fe, de esos que tanto me gustan y que tan poco cuadran con el raciocinio ja, ja, ja.

      Bah, mira, cuando acabes de descuartizarme te invito a unas cervezas. Últimamente estoy en plan alcohólico y no me vendrán mal. Si quieres hablamos de desastres económicos personales, de colonias sentimentales y de lo que tercie. Tu charla decadente me motiva y tu tendencia compulsiva a la obscenidad también. Prometo respetarte, eso sí. Estas cosas hay que pactarlas, que uno nunca sabe lo que puedan pretender segundas personas. Además, como Ali nos da licencia hay que andar con cuatro ojos (primero nos manda al hostal y después nos dice que nos extendamos...). Mujeres. El mundo sería mucho peor sin ellas, y mucho menos complicado también, ¿no? Pero hay mujeres y Mujeres. Sí, algunas de estas últimas de vez en cuando se ponen rojas y tienen orgasmos ja, ja, ja.

      Besos para la chica terrible y un abrazo para el caballero de la impostura oxidada.

      Pd. Por cierto, ya te había calado; sé muy bien que tienes muchas facetas más allá de la relumbrante impostura. Tu impostura se me antoja como una armadura con la que sales a retar a la realidad en noches oscuras. No cabe duda que empleas mejor que nadie cierto aroma etílico y depravado. Es estimulante tanto empeño en desfacer banalidades y rutinas. En el fondo creo que siempre has sido un romántico empedernido con el corazón arañado. Mucho mejor eso que tenerlo intacto e inmaculado. Ay, la vida: esa cosa rara que nos pasa y nos acaba matando a todos... ;)

      Eliminar
    3. Eh, si hay cervezas a mi me invitais, que me hace falta emborracharme, juas. No se me ocurre mejor compañía para beber. Pero puede haber un peligrooooooo. Nos ibamos a morir de la risa.
      Besos y abrazos!!

      Eliminar
  4. Joder...iba a comentar la entrada y me encuentro una conversación a tres...yo que me había quedado con la genial frase "soy un puto sandwich de vicio" que genialidad!!!!!!...
    ¿¿¿sitio para alguien más???
    Ali Cia tu alter me emociona...voy a ser seguidora tuya hasta que la muerte nos separe...


    Un beso encanto!!!
    MB

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias y bienvenida!! Entra y ponte cómoda, estás en tu casa. La conversación es porque estábamos tan solos que esto parece ese bar en el que siempre acabas con tus amigos, solos, borrachos de madrugada, hablando con la camarera. Te pongo algo? jjajajjajajj Siempre hay sitio para la buena compañía.
      Me gusta que te emocione! Ohhhh, que me pongo moñas.
      Un beso guapa!!

      Eliminar
    2. Gracias Ali Cia!!!!! pues yo me quedo en este bar....

      Soy de Martini's...y me los tomo de dos en dos...o sea que la noche es larga...
      un beso corazón!!!! mua!

      Eliminar
  5. "Soy un puto sandwich de vicio" Uau! que fuerza! Me encanta!!!!!

    Aquí llego, a orgasmear en buena compañía todo lo que haga falta, y compartir si me permitis alguna que otra borrachera, ya sea de risas tontas o de lágrimas etílicas ¿que importa? Leerte es un placer y en este registro más aún.

    Muchos besos Alicia, y saludos a tus acompañantes

    ResponderEliminar
  6. Me alegra que te guste! Es un registro distinto, pero me apetecía mucho, así que...
    Emborrachémonos, riamos, lloramos, pero en buena compañía.
    Besos a montones!

    ResponderEliminar
  7. jajaja... lo siento, por ahora solo puedo partirme de risa... necesito mi tiempo para estas cosas ... eso sí, mi querida ALI... eres una máquina de perversión absoluuuutaaaa!! si es que has nacido para esto xD!... y para más cosas, tú me entiendes... mejor lo dejo ya ;))

    Muaaaaaaaakss!! inmeeeenso cielo.


    PD
    Y...¿Tú tienes que quitarte la vergüenza? ... Dioooosss mío, entonces yo ... ¿qué hago? debo tener rojo hasta el cerebro;))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo siento María! Soy muy perversa, es cierto. Siento ponerte colorado el cerebro xP, jajaja Pero lo creas o no, me sigue dando vergüenza publicar esto en mi otro blog.
      He nacido para esto? Guau, gracias!
      Un besazo, y gracias por comentarme a pesar de la vergüenza!

      Eliminar
  8. parece uno de esos de la sonrisa vertical xD. Opino que es una fantasia bien escrita, me decian de los escritores anonimos que hay por los blocs y veo que es asi xDD. Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Es una fantasia, sí. Aquí las tengo para poder fantasear con que no soy como en realidad soy.
      Escritora? Gracias. No creo, pero gracias.
      Besos!

      Eliminar
  9. Lo de los tríos me parece una absoluta falta de originalidad. Venga, hombre, hace falta ser casposo.
    Un trío, oh, qué excitante!
    En fin, no te fíes de alguien tan clásico. Fijo que vota conservador.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, cada uno que haga lo que quiera, pero lo plantean como algo transgresor y original. A mi no me gusta compartir, pero además, coño, no se te ocurre nada transgresor y original para hacerme tú sólo? Qué necesitas? Refuerzos? Yo qué sé. A mi me gustan los duos. Salvajes, sorprendentes, pero duos.
      Lo curioso es que últimamente me proponen trios, como el no va más, como un "hostia mira qué salvaje soy que hago trios". Va, venga, muy salvaje, juas.
      Seguro que vota conservador, seguro.
      Un saludo.

      Eliminar

¡Dime lo que te apetezca!